viernes, 2 de octubre de 2009

La Memoria del Elefante

Les dejo una historia para reflexionar sobre la grandeza de los animales y como podríamos aprender algo de ellos. Espero lo disfruten.
En 1986 Peter Davies vacacionaba por Kenya tras haberse graduado de la Northwestern University.

Durante una caminata a través de la sabana, se encontró con un joven elefante macho que estaba parado con una pata alzada en el aire. El elefante parecía molesto, así que Peter se acercó sigilosamente, se hincó, analizó la pata del animal y encontró enterrada una enorme astilla de madera. Sacó su navaja y con todo el cuidado del mundo, retiró poco a poco el enorme trozo de madera y al terminar, posó la pata del elefante sobre el suelo.

El elefante volteó para encarar a aquel hombre, y con una mirada un tanto curiosa lo miró fijamente durante algunos, muy tensos, minutos. Peter estaba helado, pensando solamente en el fatal destino que le esperaba. Eventualmente, el elefante dio un sonado barritazo, se dio la vuelta y se marchó. Peter nunca olvidó a aquel elefante, ni los sucesos de ese día.

Veinte años después, Peter paseaba con su hijo adolescente por el zoológico de Chicago. Conforme se acercaban al encierro de los elefantes, uno de los animales volteó y se acercó lo más que pudo a donde estaban Peter y su hijo Cameron. El elefante subía su pata derecha, la mostraba y la posaba en el suelo repetidamente, después soltó un gran barritazo, mirando fijamente a Peter en todo momento.

Añorando su encuentro de 1986, Peter no pudo evitar pensar que este era el mismo elefante, entonces se armó de valor, trepó por el barandal, se metió al recinto de los elefantes y caminó directamente hacia él.
El enorme mamífero de nuevo lo miró fijamente, volvió a barritar, envolvió con su inmensa trompa una de las piernas de Peter, lo levantó en el aire e inmediatamente lo azotó contra el barandal, matándolo en el instante.



Probablemente no era el mismo elefante.

Animo, ya es viernes!

7 comments hasta el momento. Dinos qué piensas.

Adrian dijo...

jajaja ahuevo pinche Uba. Ya me habías asustado.

Ubaldo dijo...

¿Por que? ¿No te ha bajado? Crazy idea: ¿Y si lo tenemos? Creo que es lo que necesita nuestra relación para salvarse. Piensalo.

Chepo dijo...

fuck me pego con la misma fuerza que la reja a Davis... nice, very nice.

btito dijo...

Por eso no me gustan los zoologicos, k estan llenos de rejas.

PP Fematt dijo...

yo creo que lo importante aqui es la astilla. y nadie se acuerda de la astilla! pero un dia...

Malu dijo...

Pinche Uba mamon... yo pense que le habia dado el dulce dulce amor de un elefante macho... jajajaja me reiiii muchoo...

ttfckr dijo...

Muy bonita historia, interesante, bien llevada, metiendo al lector al nucleo de la trama.......... ahora que, si el bato despues de azotar con la reja, cae en una astilla.....ORO!!...